El cielo es de los creyentes

El cielo, como lo entendemos los creyentes de una u otra religión, es el lugar de trascendencia espiritual, de eterna felicidad,  que se alcanza después de la vida terrenal. Oí, en el fragor del congreso de Podemos,  decir a Pablo Iglesias que “El cielo no se toma por consenso, sino por asalto” –frase atribuida a Karl Marx que describía  las aspiraciones de la Comuna y que éste pronunció  en  mayo de 1871-  y me resultó tan inquietante semejante manifestación que no dejo de preguntarme cómo sería ese anhelado cielo conquistado por Podemos.

Si ofensivas son las manifestaciones de Iglesias sobre los presos de ETA, no lo son menos las palabras sobre la conquista del cielo, entendida ésta como una mera extrapolación de la conquista del poder. El cielo  es residencia permanente de almas nobles, buenas, arrepentidas de uno u otro lugar terrenal,  de españoles, venezolanos, bolivianos, cubanos etc, y, finalmente, reducto y misericordia de todas las penas, opresión  y sufrimientos pasados. Pensar que Podemos quisiera conquistar ese apacible lugar resulta grotesco.

Deje de incomodar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s