El robo de la rosa

En plena crisis económica y social del gobierno de Rodriguez Zapatero, en el año 2011, las plazas y calles de muchas ciudades son tomadas por una marea de jóvenes, afectados por la crisis, parados, estudiantes muchos de ellos y, sobre todo, gente variopinta que, de manera espontánea, toman la plaza de Sol en Madrid, en primer lugar, y luego se va extendiendo al resto del país.

Decía la prensa que “alentados por sus profesores se comienzan a reunir para tomar nota de sus propuestas” e inician un proceso asambleario que se convertiría, con un proyecto ya mucho más maduro, en lo que hoy es PODEMOS. Es ahí, en esa plaza de Sol, donde según los medios de comunicación decían: “entre esa jovial alegría, esa pacífica  exposición de los problemas”, donde al PSOE le roban la rosa.

Si el PSOE tradicionalmente aunaba el sentir del mensaje fresco y luchador de las aspiraciones de los jóvenes y trabajadores,  es en ese momento cuando su rosa cambia de mano. Un gobierno desbordado por la ineficacia de las medidas económicas se ve abocado a convocar elecciones generales y, el PSOE una vez perdidas éstas,  cambia de líder pretendiendo renovar la imagen y el discurso para olvidar una etapa de despropósitos  tanto en lo económico como en lo social.

Pero el problema ya no es el cambio de líder en el PSOE, el problema es que ya no esgrime su rosa en su puño férreo, ahora le han robado el discurso y la ideología progresista. El nuevo PSOE, con Pedro Sánchez a la cabeza, inicia una etapa desnortada cuya única obsesión es arrebatar el poder la Partido Popular, y comienza a realizar órbitas caóticas en torno a sí mismo, sin discurso, sin rosa, sin ideología. Vacío de identidad, permite que su cuerpo lo habiten otros, convirtiéndose en una especie de caballo de Troya que ha permitido que arriben a las instituciones  “otros”.

Decía Alfonso Guerra en su “Diccionario de la Izquierda” que el puño y la rosa “representan la unión de la fuerza del puño -del trabajo- de los trabajadores con la sensibilidad de la rosa – la cultura, el pensamiento, la belleza”; pues bien, Pedro Sánchez, habitado por otros, se ha dejado robar todo aquello que suponía un orgullo para su partido, y aquel slogan bello ha sido sustituido por el mensaje interesado,  tosco y populista que lo único que desea es satisfacer su vanidad. Proyecto de país: CERO 

Anuncios

2 comentarios en “El robo de la rosa

  1. También hay que recordar que en aquellos días, varias fuerzas de diferentes ideologías alentaban estos movimientos y esta “frescura”. Ten cuidado con lo que aplaudes, animas y ayudas a crecer, que luego tiene consecuencias…
    En la tradicion aragonesa, hay una jota que dice: Dale fuego al chaparral…

    Me gusta

  2. Creo que la cosa es más compleja y menos idílica, y sobretodo, como se ha visto en Madrid, menos progresista -más ignorante y selvática- y desinteresada. Con poca rosa, vamos, y más bien dogmática y corrosiva. Me fui del PSOE pero estos lo hacen bueno (el de Felipe; Zapatero es su antecesor)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s